John Cage y el silencio

Para John Cage, contrario a un músico cualquiera, el entender el silencio más que el sonido, fue fundamental para su obra…

Cuando pensamos en música “clásica” contemporánea, probablemente las primeras ideas que vengan a nuestra mente sea algún tipo de canción “sin sentido”, en donde los músicos tocan notas al azar, hacen gestos, se balancean por el escenario, golpean su instrumento, o en donde ocurren toda clase de cosas que parecerían inaceptables para lo que se conoce como “clásico”.

La realidad es que esta imagen no está del todo alejada de la realidad, al menos en una parte.

Todo aquel que haya asistido a un concierto o recital de música contemporánea, habrá notado que el compositor busca salirse de los caminos más trillados en cuanto a la musicalidad y a la interpretación se refieren.

La música contemporánea se construye con sistemas y técnicas musicales que van en contra o más allá de todo lo que antes se había realizado; no es extraño ver que el músico en cuestión utilice de una manera poco convencional su instrumento, o que utilice instrumentos o agrupaciones de instrumentos que son pocos convencionales.

No obstante, lo anterior es solo una cara de la música contemporánea, hay, por otro lado, composiciones que buscan otro tipo de “colores” en la música, otro tipo de expresiones, que buscan también el llegar más allá, pero que llegan a lo extravagante para lograrlo.

Si pudiéramos trazar una línea que dividiera estas dos caras y pusiéramos en medio a un compositor, entonces John Cage estaría ahí.

John Milton Cage Jr. es un compositor de música que nació en los Estados Unidos y compuso alrededor de doscientas cincuenta piezas. Lo interesante de esto es la diversidad que tienen sus composiciones, por un lado, tenemos composiciones que exploran las posibilidades sonoras y visuales de un instrumento de un modo bastante tranquilo, como “In a landscape”.

Y, por otro lado, tenemos composiciones completamente conceptuales. Como es el caso de su obra más famosa, y la que quizá sea también un hito dentro de lo que es la música contemporánea: 4′33″.

Hablar de esta obra es hablar de silencio y de cómo John Cage entendía el silencio.

El interés de Cage en la música lo llevo a interesarse por lo que sería su contrario, el silencio. Para investigarlo en profundidad, Cage entró en varias ocasiones en habitaciones aisladas de sonido para experimentar de primera mano lo que es el silencio. No obstante, los esfuerzos de Cage por experimentar el silencio fueron infructuosos, dentro de estas habitaciones el compositor podía aún percibir dos sonidos: el primero era un sonido agudo y el segundo un sonido grave. Estos sonidos que percibía el compositor eran los sonidos de la sangre bombeada por el corazón y el latir de este.

A pesar de que en su momento Cage no logró su cometido, esta experiencia lo llevaría a un nuevo entendimiento del silencio y por ende, de la música.

En este punto recomiendo al lector escuchar la obra:

La obra 4′33″ es, para muchas personas, una obra maestra de la música, sin embargo, en la obra el músico no produce ningún sonido. Surgen entonces las preguntas: ¿en dónde está la música?, ¿podemos llamarla realmente una obra musical?

La “música” dentro de la obra es creada por todo lo que es exterior al músico, es decir, las personas entrando en la sala, tosiendo, hablando, sus movimientos, sus propios corazones latiendo, etc.

La obra tiene un trasfondo conceptual de suma importancia, sin embargo, la música sí está ahí. Al igual que en el experimentó en donde Cage se dio cuenta de que el verdadero silencio era imposible, la vida tampoco existe de ese modo, de un modo aislado, sino que existe en conjunto con todo lo demás. El sonido y la vida entran de manera conceptual en la obra de Cage.

4′33″ es la prueba de que no toda la música contemporánea son sonidos estruendosos, sino que existen una variedad de obras que invitan a la reflexión y que van más allá (en el casó de 4′33″ mucho más allá) del sonido, de las reglas musicales, de la musicalidad misma.  Obras que se vuelven atemporales por lo que significan.

Se invita al lector a escuchar más música, sea esta clásica, contemporánea, pop, etc., pero se le invita, sobre todo, a escuchar su propio mundo y a reflexionar sobre este.

¿Te gustó el artículo? Deja tus comentarios:
👇🤓

Tal vez te pueda interesar:

Sorprende a Mamá regalándole una taza personalizada con la foto y los nombres de tu familia.

#LeEncantará

¿Qué mejor regalo para la mujer más importante de nuestra vida que una taza collage llena de #RecuerdosFamiliares?

Pídela ya, ¡El envío a domicilio es Gratis!

¿Quieres encontrar un tema en específico?

Tal vez te pueda interesar:

Suscríbete al Newsletter

Y recibe en tu correo lo más reciente de el Humanista Digital

¡Regálale a mamá una hermosa taza impresa con las fotos de toda la familia! Haz tu pedido y te llega a tu domicilio.

Más publicaciones de:
SANTIAGO ESCOBAR GARCIA

Brutalismo: una joya inadvertida de la arquitectura

La arquitectura brutalista emerge tras la Segunda Guerra Mundial como una solución adaptable a las necesidades de los países, caracterizándose por su uso principal de hormigón, un material económico y versátil para la construcción. En contraste con los materiales convencionales como el acero o el vidrio, el hormigón se erige como un sello distintivo del estilo.
La esencia del brutalismo radica en su material y masa; edificaciones imponentes y a menudo “desnudas” que se alzan como monumentos más que como estructuras funcionales. Este estilo, práctico por su bajo costo, atrajo tanto a las clases menos favorecidas como a las más altas, generando una arquitectura robusta que, aunque algunas hoy se encuentren en mal estado, otras permanecen en su esplendor.
Un ejemplo emblemático de este estilo es la Biblioteca Geisel en San Diego, una construcción que ejemplifica la longevidad y la mínima necesidad de mantenimiento, aspectos distintivos de la arquitectura brutalista. Esta longevidad se atribuye a los materiales empleados, lo que garantiza una durabilidad extraordinaria a lo largo de los años.
La interacción con la luz es otro rasgo distintivo; los juegos de sombras y contrastes realzan las texturas del hormigón, generando un rostro único para cada edificio a lo largo del día. Este estilo demuestra cómo la simplicidad puede traducirse en belleza, transformando un enfoque económico y práctico en obras majestuosas e impresionantes.
Las edificaciones brutalistas, en lugar de fusionarse con el entorno, ocupan un lugar central y se erigen como protagonistas indiscutibles. Su presencia imponente, geometría simétrica y aspecto monumental las convierten en un punto focal ineludible. Este estilo arquitectónico se adueña del espacio y se vuelve inamovible, subrayando su estética majestuosa.
Concluimos este recorrido visual con una imagen de las Torres Blancas de Madrid, un ejemplo sublime de la impactante arquitectura brutalista.

Ver Publicación »

Tal vez te pueda interesar:

¡Regala a tus familiares una hermosa taza con los primeros dibujos y garabatos de tus pequeñines!

Convierte tus fotos favoritas de tu familia y tus seres querido en hermosas tazas llenas de recuerdos para ti o para regalar a amigos y familiares.

Hacemos que las fotos de tu Boda perduren por siempre. ¡Puedes regalar tazas a tus invitados con la sesión casual!

Nuestro día no sería igual sin nuestros Perrhijos & Gathijos que nos reciben siempre alegres al llegar a casa. Sube las fotos de ellos solos o en familia y te llegará a tu casa una preciosa taza de recuerdo para que lleves su compañía a todos lados.

¿Eres artista o creador (a)? ¿Diseñas o dibujas o tomas hermosas fotografías?

MiTacita te ofrece un espacio exclusivo para que des a conocer tus creaciones transformadas en tazas de cerámica que podrás vender a través de nuestra página. Comparte tu espacio en redes sociales para que tus fans puedan adquirir tu arte. ¡Inscríbete Ya! Gana dinero con tu arte.

#ComercializaTuArte con #MiTacita.

Crea un súper fabuloso Poster Deportivo con las fotos de las hazañas deportivas de tus hij@s y envíale unas espectaculares tazas para los abuelos!

#LesEncantarán

Convierte tus sesiones de fotos en tazas con un estilo auténtico y fresco que sorprenderá a todos tus amig@s.

Convierte tus fotos en una divertida caricatura de enormes ojos para que quede inmortalizada en una fabulosa taza de recuerdo.

Haz tu pedido y sube tus fotos y nuestra inteligencia artificial convertirá tus fotos a una pintura de arte como si las hubiera pintado el mismo Van Gogh.

¡Recuerda que todos tus pedidas llegan hasta tu domicilio!!!

Inicio de Sesión