En el infierno verde

Convencido de que una antigua ciudad perdida está escondida en la selva brasileña, un coronel británico se propone en 1925 descubrir los orígenes de la civilización sudamericana…

Convencido de que una antigua ciudad perdida está escondida en la selva brasileña, un coronel británico se propone en 1925 descubrir los orígenes de la civilización sudamericana.

Z Selva
Selva amazónica

Mato Grosso, que en portugués significa “jungla espesa”, es el nombre de una región del interior de Brasil que es casi tres veces más grande que Texas, hasta finales de este siglo, los únicos habitantes de esta jungla prácticamente impenetrable eran los indígenas, y pocos hombres blancos intentaron mapear sus tierras.

En abril de 1925, tres exploradores investigaron esta zona, que estaba llena de especies desconocidas para los zoólogos y las tribus locales. Se encontraron con nubes de serpientes venenosas, peces depredadores, insectos que picaban y una resistencia desconocida de los nativos.

Fawcett Ruins
Mítica ciudad “Z”

Todo para buscar una elusiva ciudad perdida, conocida por ellos con un enigmático nombre en clave: “Z”, 5 semanas después de salir de la capital, el líder del grupo escribió a su esposa en Inglaterra, desde un lugar cuyo ominoso nombre era campamento caballo muerto, donde su montura había muerto en una expedición anterior: “esperamos salir de este lugar en poco tiempo … no te preocupes, todo saldrá bien”. Este fue el último mensaje del explorador de la jungla.

Quitando el velo

2 Percy Harrison Fawcett 1867 1925 Granger
Coronel Percy Harrison Fawcett

El coronel Percy Harrison Fawcett pasó 20 años resolviendo los misterios de la selva brasileña. Recibió el encargo del gobierno boliviano de cartografiar la frontera con Brasil entre 1906 y 1909, y durante los años siguientes realizó varias visitas a la inhóspita región conocida popularmente como el “Infierno Verde”.

Los conquistadores españoles de América del sur nunca hallaron al legendario El dorado ni la tierra de las mujeres guerreras conocidas como Amazonas, pero las historias persistían. En 1911 llegaron las electrizantes noticias de que un estadounidense, Hiram Bingham, había descubierto Machu Picchu, la ciudad perdida de los incas, en las alturas de los Andes de Perú.

Ehd7hmr4izj5tnlcoc76nd3tk4

Había otras ciudades perdidas, le dijeron los lugareños a Fawcett durante sus exploraciones posteriores. En Chile oyó hablar de la aún habitada ciudad de César, con sus calles y casas bordeadas de techos plateados, los habitantes vivían una vida hedonista bajo la guía de su sabio rey, y se dice que sus propiedades mágicas los hacían invisibles para los aventureros externos no deseados. En Río de Janeiro, Fawcett encontró registros del descubrimiento en 1753 de las ruinas de una ciudad monumental, olvidada de roca. No existen registros de visitas posteriores.

Jckfw
Jack Fawcett hijo del Coronel Fawcett, su compañero en la aventura

Al obtener una figura de 25 cm de largo de basalto negro, Fawcett la hizo evaluar por un psicometrista que decía saber el origen de un objeto con solo tocarlo. Dijo que la figura provenía de la Atlántida y que había sido traída cuando sus habitantes huyeron de la destrucción, buscando refugio en Brasil, donde construyeron una ciudad. Como su nombre era desconocido, Fawcett la llamó simplemente “Z”. Una civilización más antigua que Egipto esperaba ser descubierta. La existencia de la antigua ciudad es indiscutible, escribió Fawcett en 1924 mientras se preparaba para una nueva expedición, “el velo entre el mundo exterior y los misterios de la antigua América del Sur ha caído.” Cualquiera que levante este velo avanzará en su conocimiento del pasado, Fawcett, de 57 años, sabía que tenía una última oportunidad de convertirse en esa persona.

Recibió financiación de varias sociedades científicas y pidió un adelanto de sus investigaciones y hallazgos a la North American Newspaper Alliance, a principios de 1925, Fawcett estaba listo para la aventura, lo acompañaba su hijo mayor, Jack, de 21 años, y su joven amigo llamado Raleigh. Probablemente, volverían el próximo año, sin embargo, si no lograba salir del “Infierno verde”, no se enviaría a ningún equipo de rescate. Si Fawcett no pudo sobrevivir a su experiencia, los demás tenían pocas posibilidades de éxito en la misión. Debido a esto, se negó a dar la dirección exacta de su ruta.

Z 1000x600
Escena de la película Z, la ciudad perdida

Buscando pistas

En 1927, Brian, el hijo menor de Fawcett, conoció a un turista francés en Lima, Perú, Cruzando el continente en automóvil, el francés se había topado con un anciano, enfermo y perturbado, en una carretera de Minas Gerais, una provincia de Brasil entre Mato Grosso y el Atlántico. El hombre dijo llamarse Fawcett. Al no haber oído del explorador perdido, el francés no prestó mayor atención al extraño.

Bryan no pudo conseguir financiación para una búsqueda, y no fue hasta el año siguiente que la North American Newspaper Alliance envió un grupo dirigido por George Dyott para investigar la desaparición de Fawcett. Un jefe local le dijo a Dyott que vio a un hombre blanco y dos jóvenes, ambos jóvenes estaban lisiados, se dirigían al este hacia el Océano Atlántico.

Brian Ruth Fawcett C
Hijo menor del Coronel Fawcett, Brian Fawcett

De donde estaban acampando salió humo durante cinco días, pero se perdió todo rastro. Dyott respondió con la idea de que Fawcett y los dos jóvenes habían sido asesinados por los nativos, pero la familia del coronel no lo creyó.

Cuatro años más tarde, el cazador suizo Stefan Rattin salió de Mato Grosso con la historia de que el coronel Fawcett había sido capturado por los nativos. Brian descubrió que un niño mestizo decía ser el hijo de su hermano mayor Jack. Todas las pistas, incluidos los huesos falsos de Fawcett, fracasaron, desafortunadamente, el destino de su padre sigue siendo un misterio. “Z” permanece sin ser descubierta.

Fawcett le dijo a Bryan: “O salimos de aquí o nuestros huesos se pudren aquí, una cosa es segura: las respuestas a los misterios de la antigua América del Sur, y quizás del mundo prehistórico, se descubrirán cuando todo salga a la luz y sean descubiertas las ciudades antiguas.  Porque sé que estas ciudades existen…”

 

 

¿Te gustó el artículo? Deja tus comentarios:
👇🤓

Tal vez te pueda interesar:

Sorprende a Mamá regalándole una taza personalizada con la foto y los nombres de tu familia.

#LeEncantará

¿Qué mejor regalo para la mujer más importante de nuestra vida que una taza collage llena de #RecuerdosFamiliares?

Pídela ya, ¡El envío a domicilio es Gratis!

¿Quieres encontrar un tema en específico?

Tal vez te pueda interesar:

Suscríbete al Newsletter

Y recibe en tu correo lo más reciente de el Humanista Digital

¡Regálale a mamá una hermosa taza impresa con las fotos de toda la familia! Haz tu pedido y te llega a tu domicilio.

Más publicaciones de:
MAYRA BEATRIZ ROCHA CRUZ

1366 2000
Cinetips
MAYRA BEATRIZ ROCHA CRUZ

Expedientes secretos X: el fenómeno paranormal que conquistó la cultura popular y desafió la realidad

En los noventa, una serie televisiva revolucionó nuestra percepción sobre lo paranormal. “Expedientes Secretos X”, amalgama de ciencia ficción, horror y drama, se convirtió en un fenómeno cultural global, cautivando la imaginación de millones.

Los agentes del FBI, Mulder y Scully, encarnados por David Duchovny y Gillian Anderson, se convirtieron en héroes inesperados. La fe inquebrantable de Mulder en lo sobrenatural contrastaba con la escepticismo científico de Scully, dando forma a esta aventura sobrenatural.

Lo distintivo de la serie es su fusión entre realidad y ficción. Basándose en expedientes clasificados y leyendas urbanas, sus episodios añaden una capa de intriga única. Desde el misterio del “Demonio de Jersey” al escalofriante hombre Tooms, la serie crea historias inolvidables entrelazando lo real con lo ficticio.

“Expedientes Secretos X” trasciende la pantalla, influyendo en la cultura popular. Mulder y Scully se convirtieron en íconos culturales, impactando películas, series, libros y videojuegos.

Su legado más perdurable radica en su impacto en la percepción de lo paranormal. La serie enseña a cuestionar lo desconocido, desafiar creencias y mantener una mente abierta ante lo inexplicable. Más que televisión, es un fenómeno cultural que dejó huella en la cultura popular, inspirando a explorar los límites de lo desconocido. ¿Tienes alguna experiencia inexplicable? ¿Crees en lo paranormal?

Ver Publicación »

Tal vez te pueda interesar:

¡Regala a tus familiares una hermosa taza con los primeros dibujos y garabatos de tus pequeñines!

Convierte tus fotos favoritas de tu familia y tus seres querido en hermosas tazas llenas de recuerdos para ti o para regalar a amigos y familiares.

Hacemos que las fotos de tu Boda perduren por siempre. ¡Puedes regalar tazas a tus invitados con la sesión casual!

Nuestro día no sería igual sin nuestros Perrhijos & Gathijos que nos reciben siempre alegres al llegar a casa. Sube las fotos de ellos solos o en familia y te llegará a tu casa una preciosa taza de recuerdo para que lleves su compañía a todos lados.

¿Eres artista o creador (a)? ¿Diseñas o dibujas o tomas hermosas fotografías?

MiTacita te ofrece un espacio exclusivo para que des a conocer tus creaciones transformadas en tazas de cerámica que podrás vender a través de nuestra página. Comparte tu espacio en redes sociales para que tus fans puedan adquirir tu arte. ¡Inscríbete Ya! Gana dinero con tu arte.

#ComercializaTuArte con #MiTacita.

Crea un súper fabuloso Poster Deportivo con las fotos de las hazañas deportivas de tus hij@s y envíale unas espectaculares tazas para los abuelos!

#LesEncantarán

Convierte tus sesiones de fotos en tazas con un estilo auténtico y fresco que sorprenderá a todos tus amig@s.

Convierte tus fotos en una divertida caricatura de enormes ojos para que quede inmortalizada en una fabulosa taza de recuerdo.

Haz tu pedido y sube tus fotos y nuestra inteligencia artificial convertirá tus fotos a una pintura de arte como si las hubiera pintado el mismo Van Gogh.

¡Recuerda que todos tus pedidas llegan hasta tu domicilio!!!

Inicio de Sesión