Tres poemas del poeta sonorense Abigael Bohórquez

Abigael Bohórquez es un poeta clásico en la lírica mexicana del siglo pasado por su tratamiento de temas controversiales. …

Abigael Bohórquez es un poeta clásico en el panorama de la lírica mexicana del siglo pasado. A pesar de que en vida no tuvo la atención de los grandes públicos, su obra ha resistido el paso del tiempo y, como la salamandra, resurge de sus propias cenizas.

Nació en Caborca, y murió en Hermosillo, Sonora, en 1936-1995, respectivamente. En 1954 llega a la Ciudad de México a ser dramaturgo y promotor cultural tiene muchos poemarios como Memoria en la Milpa Alta, Digo lo que amo, Poesía y teatro, Las amarras terrestres, Desierto Mayor, escritos entre 1960 a 1980; entre otros que incluyen los publicados por la UACM (Universidad Autónoma de la Ciudad de México) compilados tanto del otro siglo, como después de su muerte. 

Abigael

Como poeta, el autor vivió alejado de los grandes círculos literarios de su época, y más bien se insertó en la llamada “corriente subterránea”. Fue amigo de Efraín Huerta, Carlos Pellicer y José Revueltas, siendo también uno de los primeros escritores que habló abiertamente de su homosexualidad. Sus versos, que para muchos en su tiempo eran subversivos, son clave para comprender el devenir de la poesía en la literatura contemporánea mexicana.

Los siguientes poemas fueron seleccionados del poemario Poesida  y otros poemas homoeróticos (UACM, 2019), del poeta en charla, para dar un vistazo de la poesía póstuma que pudo ver la luz y hacernos reflexionar sobre el individuo, el sexo, el género, la igualdad, los cuerpos, nos invita a un carnaval por la diversidad. La poesía de Bohórquez es un canto de amor, un grito de auténtica libertad y también un buen escupitajo a las buenas conciencias de su época, y por qué no, de la época actual.

—Gerardo Bustamante Bermúdez, compilador.

 

Desazón

Cuando ya hube roído pan familiar

untado de abstinencia,

y hube bebido agua de fosa séptica

donde orinan las bestias;

y robado a hurtadillas

tortilla y sal y huesos

de las cenadurías;

y caminando a pie calles y calles,

sin cómica,

levantando colillas de cigarros;

y hubime detenido en los detazaderos,

ladrando como perro sin dueño,

suelo al cielo, mirando a los abastecidos.

Cuando ya hube sentido

en pleno vientre el hueco

resquebrajado y yermo

del hontanar vacío,

y metido las manos a los bolsillos locos

y, aun así, levantando la frágil ayunanza

del alma en claro,

me conformo, me he dicho:

Dios asiste, y espero.

Cuando ya hube saboreado 

sexo ycarne y entraña,

y vendido mi cuerpo en los subastaderos,

cuando hube paladeado

boca, lengua y pistilo,

y comprado el amor entre vendimiadores,

cuando hube devorado

ave y pez y rizoma

y cuadrúpedo y hoja

y sentado a la mesa alba y sofisticada

y dormido en recámara amurallada de oro, 

y gustado y tratado y haber visto y oído,

me conformo, me he dicho:

Dios asiste. Y camino.

Cuando ya hube salido

de cárceles, burdeles, montepíos, deliquios,

confesionarios, trueques, bonanzas, altibajos,

elíxires, destierros, desprestigios, miseria,

extorsiones, poesía, encumbramientos, gracia,

me conformo, me he dicho:

Dios asiste. Y acato.

Por eso, ahora lejos

de lo que fue mi casa,

mi solar por treinta años,

mi heredad amantísima,

mis palomas, mis libros,

mis árboles, mi niño,

mis perras, mis volcanes,

mis quehaceres, la chofi,

solo escribo a pesares:

Dios me asiste. Y confío.

Y de repente, el sida.

¿Por qué este mal de muerte en esta playa vieja

ya de sí moridero y desamores,

en esta costra antigua

a diario levantada y revivida,

en esta costra antigua

de suyo empobrecida y extenuada

por la raza baldía? Sida.

Qué palabra tan honda

que encoge el corazón

y nos lo aprieta.

Afuera, al sol,

juguetean los niños,

agrio viento,

con un barco menudo

en mar revuelto.

 

Carta 

Mi Calavera es amplia de mandíbula; 

me la palpo, la quiero,

sobre la piel marchita que la enfunda,

la cubre o la contiene, 

donde ocurre la vida

y el ojo, enamorado

de lo que le da la sencillez terrestre,

y la oreja 

que alguna vez no escuchará a la vida,

y el olfato avizor,

y la lengua —sobre todo, ay, la lengua

a la que llega Dios magnánimo y provee—,

me pongo a recordarme,

a recordarte

a muerte;

creo que lo que adentra calavera

 me está pidiendo —ya que no estás–

que te olvide, que hay otros;

pero sucede que 

más vale lo que fuimos que el canto inconocido

que pasa enfrente

y suena.

Mi calavera es ancha de quijada,

amplia de frente, 

hueso que hiede, sin ti, lejano,

pero ¡cómo ha querido, calanchóndima!

Mi calavera

dónde ocurrió la luz y tremó el corazón y aulló la magia

y la carga mortal de los desamoríos,

y que descabelló sus ojos turbios

desencantadamente

sobre hombres de vientre glandular:

ama con su terrena potestad aún 

la vida 

y le crece la barba y encanece

pero ah, tú,

el más abandonado y lejos entre la

muchedumbre,

soy tu palabra, cántala conmigo.

Mi calavera de dientes desiguales,

a veces dolorida se dolora,

otras se acuerda amor mi calavera,

ay, huesote de luz

alumbrando desde el doce de marzo

del treinta y siente, esta carne machaca

que han de comerse los gusanos.

Mi calavera

que ya sostengo entre mis manos, casi,

qué leve, qué amarilla, qué cualesquiera

osamenta de amor,

desprestigiada de amor,

hueso de todos,

pobre,

haciendo resonar entre tus cosas

la huesera

que pudo todavía

escribirte esta carta.

 

Duelo

Vengo a estarme de luto por aquellos

que han muerto a desabasto,

por los que rútilos o famélicos,

procurando saciar su corazón o famélicos,

procurando saciar su corazón o su hambre,

cayeron en la trampa;

eran flores de arena, papirolas,

artificios de bubble gum, almas de azogue,

veletas de discoteque, aleteos, dispendio, 

pero eran también un alma, una palabra,

un esqueleto de pan y sal,

con rincones amables

como el tuyo o el mío, compañero,

un pensamiento hermoso o ruin, 

más cosa como nosotros,

hechos un haz de sangre todavía

entre el verdor y el agua de la vida.

Vengo a estarme de luto 

por aquellos

 que recibieron prematuramente

su funeral de escándalo,

su ración, su camastro, su obituario velado,

pero más por aquellos

que, desde que nacieron,

son confinados, etiquetados, muertos

en sus propios rediles

herrados engrillados a un escritorio oculto,

a un cubículo negro.

Ah, caravana de las carcajadas,

carne desamparada de la arcaica matanza,

paredón de la pública befa,

arrimaditos, amontonaditos

en el muro del asco.

Vengo a estarme de luto

porque puedo.

Porque si no lo digo 

yo

poeta de mi ahora y de mi tiempo,

se me vendría abajo el alma, de verguenza,

por haberme callado.

Qué natalicio nuevo de la ausencia,

qué grave el día,

qué turbio el sol

apenitas ayer abeja de oro,

qué viento de crueldad este domingo,

qué pena.

Pero está bien;

en este mundo todo está bien:

al hambre, la sequía, las moscas,

el apartheid, la guerra santa, el sida,

mientras no se nos toque a Él;

Ese no cuenta,

simplemente está Allá, 

loco de risa,

próspero de la muerte,

agusto.

Poesida Y otros poemas homoeróticos - UACM

¿Te gustó el artículo? Deja tus comentarios:
👇🤓

Tal vez te pueda interesar:

Sorprende a Mamá regalándole una taza personalizada con la foto y los nombres de tu familia.

#LeEncantará

¿Qué mejor regalo para la mujer más importante de nuestra vida que una taza collage llena de #RecuerdosFamiliares?

Pídela ya, ¡El envío a domicilio es Gratis!

¿Quieres encontrar un tema en específico?

Tal vez te pueda interesar:

Suscríbete al Newsletter

Y recibe en tu correo lo más reciente de el Humanista Digital

¡Regálale a mamá una hermosa taza impresa con las fotos de toda la familia! Haz tu pedido y te llega a tu domicilio.

Más publicaciones de:
Elena Bulsara

Tal vez te pueda interesar:

¡Regala a tus familiares una hermosa taza con los primeros dibujos y garabatos de tus pequeñines!

Convierte tus fotos favoritas de tu familia y tus seres querido en hermosas tazas llenas de recuerdos para ti o para regalar a amigos y familiares.

Hacemos que las fotos de tu Boda perduren por siempre. ¡Puedes regalar tazas a tus invitados con la sesión casual!

Nuestro día no sería igual sin nuestros Perrhijos & Gathijos que nos reciben siempre alegres al llegar a casa. Sube las fotos de ellos solos o en familia y te llegará a tu casa una preciosa taza de recuerdo para que lleves su compañía a todos lados.

¿Eres artista o creador (a)? ¿Diseñas o dibujas o tomas hermosas fotografías?

MiTacita te ofrece un espacio exclusivo para que des a conocer tus creaciones transformadas en tazas de cerámica que podrás vender a través de nuestra página. Comparte tu espacio en redes sociales para que tus fans puedan adquirir tu arte. ¡Inscríbete Ya! Gana dinero con tu arte.

#ComercializaTuArte con #MiTacita.

Crea un súper fabuloso Poster Deportivo con las fotos de las hazañas deportivas de tus hij@s y envíale unas espectaculares tazas para los abuelos!

#LesEncantarán

Convierte tus sesiones de fotos en tazas con un estilo auténtico y fresco que sorprenderá a todos tus amig@s.

Convierte tus fotos en una divertida caricatura de enormes ojos para que quede inmortalizada en una fabulosa taza de recuerdo.

Haz tu pedido y sube tus fotos y nuestra inteligencia artificial convertirá tus fotos a una pintura de arte como si las hubiera pintado el mismo Van Gogh.

¡Recuerda que todos tus pedidas llegan hasta tu domicilio!!!

Inicio de Sesión