Mujeres y Redes Sociales por Georgina Bujanda

VIII Semana Internacional de Comunicación…

Mujeres y Redes Sociales

La diputada Georgina Bujanda fue la invitada especial de la última conferencia del segundo día de la VIII Semana Internacional de la Comunicación con su plática “Mujeres y Redes Sociales”, en donde hace mención de las oportunidades y las dificultades que causaron las redes sociales en la vida de las mujeres.

Con la pandemia, se abrieron las puertas de la creatividad de mujeres chihuahuenses que al perder empleos o con el cierre de negocios tuvieron que acudir a las redes sociales para sobrevivir. Muchos casos tuvieron éxito y se establecieron negocios y en otros se crearon grupos de compraventa en Facebook, siendo mujeres las protagonistas; algunos ejemplos de estos grupos fueron “Vende todo Chihuahua” y “Ladys Multitask”. Además, hubo un incremento del 12% en el uso de las redes sociales, esto es, 12 millones de usuarios nuevos.

Así como generó oportunidades el aumento del uso de las redes sociales, también presentó nuevos problemas como la violencia contra las mujeres, ya que las tecnologías contribuyeron a la normalización de delitos y el fortalecimiento de los estereotipos de géneros, excluyendo la diversidad corporal. Algunos delitos y conductas que se visibilizaron con las redes sociales fueron: sexting, grooming, ciberbullying y body shaming. La dificultad con los delitos y las conductas anteriormente mencionadas es que al momento de tipificarlas en una legislatura no se sabe a quién castigar porque no hay solamente una persona involucrada.

Aunque con los hombres se están rompiendo más los estereotipos, con las mujeres el avance es mucho más lento, debido a que a las mujeres se les cosifica tan fácilmente. Como sociedad, existe la creencia que todos tienen el derecho de criticar los cuerpos de los demás sin consideración de lo que sientan y llegando al punto donde se destruye el honor y la dignidad de la persona.

Existe otro gran problema en México, que solo el 8,6% de mujeres deciden denunciar los delitos a las autoridades. Uno de los motivos detrás de la falta de denuncia, en parte surge por querer evitar la revictimización. Sin embargo, existen casos donde gracias a la denuncia han surgido las leyes Olimpia e Ingrid. La ley Olimpia, está enfocada en puntualizar y castigar delitos y violencia digital cometidos a través de medios telemáticos en contra de la intimidad sexual. Esta legislación es una de las más importantes a nivel nacional. Otro gran ejemplo es la ley Ingrid, en honor a Ingrid Escamilla.

Una de las causantes de más demandas contra la violencia sexual y el hostigamiento fue gracias al hashtag #MeToo, puesto que miles de mujeres se identificaron con este movimiento porque han sufrido el acoso sexual y el hostigamiento en sus vidas, ya sea desde el camión, la calle, la escuela, la casa, etc. A pesar de que el movimiento de #MeToo y las redes sociales han ayudado a visibilizar y a denunciar casos, también hay contribuido a la destrucción de vidas, carreras y reputaciones de forma injusta, destruyendo la dignidad de las mujeres.

Para concluir su plática, presentó las siguientes preguntas como reflexión: ¿qué pasa cuando utilizamos las redes sociales para difamar o acusar a alguna persona?, ¿cómo podemos perjudicar la vida de las personas con información que se queda para siempre en la nube y cualquiera puede acceder a ella con solo teclear su nombre? Y, además, hizo un llamado a los estudiantes, a las autoridades y a las instituciones para que se trabaje de tal manera donde se logre que las denuncias que se hagan sean legítimas y que cubran las necesidades primordiales de las víctimas.

Al finalizar, también se le hizo una breve entrevista en donde reiteró y agrego algunos puntos importantes relacionados con su plática. Agregó que otra de las maneras en que las redes sociales han roto con la desigualdad, especialmente en el aspecto económico, es que no importa si la persona que escribe una denuncia contra un acusador sexual es de bajo ingreso o alto ingreso, ya que posee una voz y aparte se rompe el influyentismo al momento de denunciar.

En lo que se refiere al retraso en el avance del rompimiento de los estereotipos de las mujeres, ella argumenta que históricamente las mujeres siempre han estado en una situación de desigualdad en todos los ámbitos y que en parte las redes han favorecido a las mujeres porque ellas son las que tienen el número más alto de participación. Sin embargo, si ha habido avances en este rompimiento.

Uno de los motivos por los cuales no se hacen más denuncias, el cual se mencionó en la plática, fue la revictimización, pero también existe la falta de confianza hacia las autoridades por la impunidad que existe en México y por el daño psicológico que se causa por la perdida de honor y dignidad de la persona de la cual se ha difundido el patrimonio sexual.

Finalmente, el proceso para reducir los estereotipos y la violencia contra las mujeres es un proceso continuo y se requiere tener paciencia. Se debe pasar de la legislación a la aplicación y uno de los pasos que se puede tomar como sociedad es no abrir videos ni contenido que pueda dañar el patrimonio sexual y la dignidad de las personas.

Galería de imágenes

 

¿Te gustó el artículo?Deja tus comentarios:
👇🤓

Tal vez te pueda interesar:

Tal vez te pueda interesar:

Suscríbete al Newsletter

Y recibe en tu correo lo más reciente de el Humanista Digital:

Tal vez te pueda interesar:

Más publicaciones de:
CAROLINA KORNELIA PACHECO LOEWEN

Tal vez te pueda interesar:

Inicio de Sesión